¿Qué contiene el proyecto de nueva Constitución chilena?

Cargando reproductor

Este lunes se presentó el proyecto definitivo de la nueva Constitución chilena que, de aprobarse el próximo septiembre, reemplazará a la actualmente vigente, redactada durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet en 1980. Se considera la redacción de la nueva Constitución uno de los principales signos de cambio que se han producido en los últimos años en Chile, un país profundamente marcado por Grandes protestas antigubernamentales de 2019. Los 388 artículos del proyecto contienen más protecciones para el medio ambiente, para las mujeres, para los trabajadores y para los pueblos indígenas que habitan el país: sin embargo, no parecen haber convencido del todo a quienes deberán votar por ellos.

El documento fue presentado oficialmente el lunes al presidente Gabriel Boric, elegido en diciembre pasado con la coalición de izquierda Apruebo Dignidad. La ceremonia tuvo lugar en el edificio dondeAsamblea Constituyenteel órgano de 154 representantes encargado de redactar la nueva Constitución, compuesto por 77 mujeres y 77 hombres elegidos por votación en mayo de 2021.

El proyecto de nueva constitución delegación otorga al Estado múltiples facultades en la prestación de diversos servicios y amplía la protección de los derechos sociales, particularmente en las áreas de políticas de salud, educación y vivienda. Fortalece los derechos de los trabajadores, garantiza la igualdad entre hombres y mujeres entre los representantes de las instituciones, comenzando por los ministerios, y prevé el reconocimiento de poblaciones indígenasquienes representan el 13% de los aproximadamente 18 millones de chilenos y que ni siquiera son mencionados en la Constitución vigente desde 1980. Además, establece el derecho universal al agua y el derecho de la naturaleza a ser protegida y respetada.

Los chilenos decidirán si aprueban o no la nueva Constitución -que sería la primera en el mundo en ser redactada por un órgano compuesto por la mitad de mujeres- con una votación prevista para el 4 de septiembre. Si el proyecto es rechazado, seguirá vigente la antigua Constitución, que a lo largo de los años ha sido modificada en ciertos puntos.

Al comentar sobre el nuevo borrador, Boric dijo que a pesar de las “legítimas diferencias” de opinión sobre el contenido del documento, los chilenos pueden estar “orgullosos de haber elegido más democracia, no menos”, en lo que calificó como “el momento de profundo cambio político”. crisis institucional y social que ha vivido el país en las últimas décadas”.

Sin embargo, las críticas al nuevo documento no han faltado.

algunos detractores objetaron el hecho de que el proyecto prevé, entre otras cosas, la disolución del Senado para reemplazarlo por una Cámara de Regiones, así como el establecimiento de un sistema judicial separado, dedicado a los pueblos indígenas. Otros han criticado la composición de la Asamblea Constituyente, argumentando que no representa realmente la complejidad de la sociedad chilena: dos tercios de sus representantes son de izquierda, mientras que el parlamento está dividido prácticamente en dos entre derecha e izquierda.

Los artículos sobre protección ambiental, por otro lado, han alarmado al sector minero, que representa alrededor del 12% de la economía del país. Por ejemplo, un artículo del proyecto prohíbe cualquier actividad minera cerca de los glaciares chilenos, donde se encuentran algunas de las mayores minas de cobre (Chile es el primer productor mundial de cobre y el segundo de litio).

La decisión de derogar la Constitución vigente y redactar una nueva se tomó en referéndum en octubre de 2020, en el que el 78,12% algunos chilenos habían votado a favor de esta posibilidad. Pero ahora parece que hay muchas dudas: según una encuesta realizada en junio por la empresa de análisis Cadem, el 51% de los encuestados estaría dispuesto a rechazar la nueva Constitución, mientras que solo el 34 quisiera aprobarla. En enero, los que dijeron estar a favor de una nueva constitución fueron el 56%, los que estaban en contra el 33.

José Arcos

"Aficionado al café sin disculpas. Introvertido. Empollón de los zombis. Analista malvado. Ninja de la música certificado. Pionero apasionado de la televisión. Estudioso del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *