La utopía concreta del Chile de Allende

Hace cincuenta años, el golpe de Estado de Pinochet, apoyado por Estados Unidos, interrumpió el experimento de Chile en el camino hacia el socialismo.

Las cosas sin las cuales no vale la pena vivir, sí valen la pena morir.
Salvador Allende

Es hora de bocina y ya no hay luz» (“Ya es hora de los fogones y sólo nos queda ver la luz”), recita la frase del poeta y revolucionario cubano José Martí recogida como cita al inicio del inolvidable mensaje de Ernesto Che Guevara -cerca de la expedición a Bolivia- al primer Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina (Ospaaal, conocida como Tricontinental).

La Tricontinentale organisée à l’occasion du septième anniversaire de la révolution (janvier 1966) proclamait le « droit inaliénable des peuples à jouir de la pleine indépendance politique et à recourir à toute forme de lutte, y compris la lutte armée, nécessaire pour acquérir ce correcto “. El encuentro reúne a más de quinientos delegados de ochenta y dos países de tres continentes y a máximos líderes revolucionarios del Tercer Mundo, entre ellos el guerrillero guatemalteco Luis Augusto Turcios Lima de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), el revolucionario venezolano Luben Petkoff de las Fuerzas Armadas. de liberación nacional (Faln), el guerrillero brasileño Carlos Marighella, el socialista chileno Salvador Allende, el guineano Amílcar Cabral, líder del Partido Africano da Independência da Guiné y Cabo Verde (Paigc). El gran ausente es el Comandante Che Guevara. En los meses siguientes, cuando llegó la noticia de su presencia en los Andes bolivianos, Herbert Marcuse se centró en sus reflexiones sobre los protagonistas de las luchas revolucionarias, en particular sobre el “carácter utópico de sus reivindicaciones”. […]; Cualquiera que sea el nombre que se le dé a su acción, una revuelta o una revolución, ahora constituye un punto de inflexión. […] En una palabra, suprimieron la idea de revolución. continuo de represión, y la situaron en su auténtica dimensión: la de la liberación.

Los ecos de la revolución cubana y la muerte del Che Guevara entran en los profundos cambios provocados por las luchas sociales de 1968, impactando la dinámica político-social de los países sudamericanos. Este ciclo histórico culmina con el golpe de Estado en Santiago de Chile el 11 de septiembre de 1973. La experiencia de gobierno popular de hecho, está destinado a convertirse en un hito en la lucha revolucionaria de todos los pueblos y en la historia del siglo XX, hasta el punto de que, como escribió Enzo Traverso, “hasta cortar de Chile en 1973, el socialismo permaneció en la agenda y no como un sueño proyectado a un futuro lejano. »

“La historia es nuestra y lo que hace la gente”

“Habían soñado que podíamos vivir de pie. Habían soñado que el destino del hombre no siempre podía ser el castigo. Habían soñado que la felicidad para todos era posible. Soñaban con crear una ley justa, ante la cual todos seríamos iguales. Y se atrevieron a hacer realidad los sueños, porque los que extrañamos, sin grandes alardes ni alardes, habían llegado a la dimensión superior del ser humano, por eso los extrañamos: porque eran revolucionarios. Luis Sepúlveda describe las esperanzas de estos mil días, que representan la palanca de la gran movilización de masas que comienza a levantarse durante los seis meses de campaña electoral, apoyada por 15.000 comités de Unidad Popular que actúan a 4.000 kilómetros de Chile y liderados a la sorprendente victoria de Salvador Allende el 4 de septiembre de 1970.

En estas elecciones asistimos a la entrada con fuerza en las urnas de una democracia de masas, con mujeres, trabajadores, estudiantes, analfabetos, la mayoría de los cuales compañero presidente es el representante más autorizado y reconocido. “Por un acto imperdonable, el pueblo chileno eligió presidente a Salvador Allende”, escribió irónicamente Eduardo Galeano.

El Chile de Salvador Allende envía un mensaje al mundo: el pueblo se ha convertido en gobierno, es hora de “cambiar el régimen capitalista, de abrir el camino al socialismo” mediante la “participación de los trabajadores, con especial atención a los trabajadores y a los campesinos, en todos los niveles.” Por primera vez en la historia de Chile, el pueblo ha tomado en sus propias manos su futuro y el programa político de la Unidad Popular ofrece las condiciones para que ésta se convierta en protagonista de su propio futuro. gobierno popular, o gobierno del pueblo y para el pueblo, no es sólo un simple acuerdo electoral, un lema propagandístico, sino la condición necesaria para la transformación revolucionaria de la sociedad desde una perspectiva marxista. Durante estos mil días, el pueblo, con sus múltiples facetas, se convierte en el verdadero sujeto de la Historia.

En Chile estamos viviendo una aceleración de la historia. “Si me preguntan qué está pasando en este país, les diré honestamente que en Chile hay un proceso revolucionario. E incluso llamamos proceso a nuestra revolución. Un juicio todavía no es una revolución. Debemos ser claros. Un proceso es un camino, es una etapa que comienza”. La verdad es una “virtud revolucionaria”, y Allende aclara las características del “camino chileno al socialismo”. No una dictadura del proletariado, no una revolución antidemocrática, sino una “proceso” progresista de construcción de una sociedad socialista dentro y respetando las “superestructuras de estilo burgués”: “[…] nuestra tarea es definir y poner en práctica el camino chileno al socialismo, como un nuevo modelo de Estado, economía y sociedad, centrado en el hombre, sus necesidades y aspiraciones. Esto requiere la valentía de quienes se atrevieron a repensar el mundo como un proyecto al servicio del hombre. No existe una experiencia previa que podamos utilizar como modelo; debemos desarrollar la teoría y la práctica de nuevas formas de organización social, política y económica, tanto para romper con el subdesarrollo como para crear [della società] socialista”. Esta es la utopía concreta de Salvador Allende, los principios en los que se basa el “camino chileno al socialismo”. Una revolución auténticamente democrática, popular y pacífica, que apunta a la emancipación del ser humano y la afirmación plena de los derechos de los pueblos. .

La nacionalización del cobre, acero, hierro, salitre y carbón, el avance de la reforma agraria, el reconocimiento de los derechos del pueblo mapuche, la construcción de 158 mil viviendas para familias desfavorecidas, el fortalecimiento de la salud pública, la construcción de clínicas para cada ciudadano, el fortalecimiento de la protección de los derechos de los trabajadores, medio litro de leche diario garantizado a todos los niños hasta quince años, mujeres embarazadas y nodrizas en todo el territorio nacional, son algunas medidas que matizan la gobierno popular.

¿Hay libertad en un país en desarrollo?»

No sólo la fachada interior. Las políticas de Allende tuvieron alcance internacional, y sigue siendo memorable el discurso del Presidente Allende ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 4 de diciembre de 1972 -que le valió una ovación única- en el que pareció retomar y relanzar las demandas que se habían formulado hacía veinte años. más temprano. » había encendido a los países del tercer mundo durante la conferencia afroasiática en Bandung: “Nuestro problema no es aislado ni único. Es la manifestación local de una realidad que nos conmueve y que abarca al continente latinoamericano y al Tercer Mundo. Con distinta intensidad, con particularidades nacionales, todos los países periféricos están expuestos a algo similar. El sentimiento de solidaridad humana que prevalece en los países desarrollados debe hacer sentir su repugnancia porque un grupo de empresas pueda interferir con total impunidad en la dinámica más vital de la vida de una nación, hasta el punto de perturbarla totalmente. […] El mundo económicamente en desarrollo es cada vez más consciente de sus especificidades y de sus derechos. Exige un trato justo y el reconocimiento del lugar que le corresponde en el escenario mundial. Los motores de esta transformación han sido, como siempre, los pueblos, en su paulatina liberación para convertirse en sujetos de la historia. “En esencia, Allende pretende romper el yugo del imperialismo que, durante décadas, ha esclavizado y desangrado a la economía chilena, impidiéndole expandirse a otros mercados internacionales y liberándose de las limitaciones de la “dependencia”, típicas de los llamados países subdesarrollados. países. Chile está volviendo espectacularmente a la reflexión teórica y a la acción política la enorme cuestión de la como que una economía dependiente puede enfrentar la “voracidad del imperialismo” en la batalla por la conquista de la independencia, condición y momento contextual del proceso de desarrollo, que encuentra su pilar en la reforma radical de la estructura social interna, generando dependencia y por ende subdesarrollo.

La visión global allendista actualiza las luchas revolucionarias del socialismo latinoamericano, amplía el horizonte político de la izquierda chilena, trasciende las fronteras del Cono Sur con miras a la liberación del continente, la superación de la división bipolar y la democratización de relaciones internacionales. Pero haber conquistado el gobierno no significa haber accedido plenamente al poder.

Las divisiones internas de la coalición Unidad Popular, los planes subversivos financiados y apoyados por Estados Unidos de Richard Nixon y Henry Kissinger, la política golpista de las fuerzas de oposición, la inconstancia del capitalismo dependiente, el obstruccionismo de los órganos del Estado, el boicot a las multinacionales, la traición de los líderes de las fuerzas armadas representan sólo algunas facetas de las dificultades que el presidente Allende está tratando de superar.

“EL cortar en Chile, ya está en marcha.” El 10 de septiembre, en Washington, el Embajador Nathaniel Davis se reunió con Henry Kissinger, quien con entusiasmo le informó. Las esperanzas y los sueños de esta generación de chilenos con el futuro en la mano que habían cantado hacia el cielo “Ganaremos, ganaremos”, están rotos por cortar del 11 de septiembre de 1973, el más sangriento que había conocido el subcontinente hasta entonces, que interrumpió violentamente el experimento constitucional del gobierno popular de Unidad. La junta militar institucionalizó un verdadero estado de terror, imponiendo un régimen autoritario y allanando el camino a una dictadura feroz y sangrienta que duraría diecisiete años (1973-1990), caracterizada por asesinatos, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas. No hay duda de que el 11 de septiembre de 1973 representa una cesura, el fin de una era y marca el inicio de la temporada oscura para América Latina. El golpe fue un punto de inflexión en la historia latinoamericana del siglo XX, una advertencia a otros gobiernos latinoamericanos democráticos y progresistas para que no siguieran el “camino allendista hacia el socialismo”. Gabriel García Márquez La verdadera muerte de un presidente entregará a la historia la figura ejemplar y coherente de Salvador Allende: “la tragedia ocurrió en Chile, para gran consternación de los chilenos, pero debe quedar en la historia como algo que inevitablemente les sucedió a todos los hombres de esa época y que ha permanecido en nuestras vidas para siempre.

*Andrea Mulas, especialista en historia de América Latina, es investigadora independiente de la Fundación Basso. Entre sus publicaciones más recientes, El otro septiembre. Allende y el camino chileno al socialismo (Burdeos, 2023)e Historia rota. Chile 1970-1973 (Nueva Delfos, 2023).

Alita Caraballo

"Escritor. Experto en música. Adicto al café. Entusiasta de Internet. Fanático independiente del tocino. Especialista en Internet. Erudito de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *