De la guerra de Ucrania a Di Maio en memoria de Enrico Berlinguer

El domingo por la tarde me invitaron a la fiesta de Primer artículo a Puerto deportivo de Rávena entrevistar Livia Turco Y vasco errani seguro Enrico Berlinguer, con motivo del centenario de su nacimiento. Para prepararme, hice un pequeño resumen de los largos pensamientos del secretario de la PCI que con sus modales suaves y serenos, la coherencia personal y la moralidad de su acción política fascinaron a la izquierda, y no sólo, encarnando el mito de la “diversidad comunista”. Porque, como recuerda Errani, “fue lo que parecía ser: un hombre que trató de interpretar su tiempo y ver sus cambios para encontrar respuestas basadas en sus propios ideales y valores”. Y lo hizo, agregó Livia Turco, a través de “la práctica política, su preocupación ética cotidiana, haciéndose cargo de la vida concreta de las personas con una mirada profunda para tratar de entender el impacto que tendrán los procesos en el futuro”.

La Turco -que proviene de una familia católica y democratacristiana, se incorporó al PCI con un compromiso histórico y llamó a su hijo Enrico- dio entonces una definición de Berlinguer que me impactó: “Sus discursos sobre cuestiones cruciales como la paz, la construcción de una nueva modelo de desarrollo centrado en los comunes, la moral de la política lo convierte en escultor, en el sentido de que nos devuelven la fuerza del pensamiento previsor”.

Palabras y pensamientos que me han venido a la mente en los últimos días a raíz de los últimos acontecimientos sobre la guerra y las miserias de la política en Italia. Cuando la escalada del conflicto entre Estados Unidos y Rusia por intermediario Ucrania con aislamiento Nacido en Kaliningrado que se acerca peligrosamente al riesgo de la Tercera Guerra Mundial, se ha visto ensombrecido durante días por la noticia del enfrentamiento interno en La Cinquestelle.

En particular sobre los actos de Giggino Fitzegarl Kennedy Junior, el ex bebedor que confundió a Chile con Venezuela, definió a Rusia como un país mediterráneo y llamó al presidente chino Ping, milagroso milagroso por su Movimiento y lamentablemente convertido en ministro de Relaciones Exteriores, que hoy se ha convertido en el protagonista de la enésima escisión política, funda su propia fiesta palaciega y la embellece con una frase destinada a quedar seguramente grabada en piedra como el célebre “Ich bin ein Berliner” de JFK Senior: “Hay que elegir de qué lado de la historia ponerse “.

Diréis, pero ¿qué tiene que ver Berlinguer con la ridícula tragedia que estamos presenciando? Está relacionado con eso, está relacionado con eso. Porque en un momento dramático como el actual (pandemia, guerra, clima, energía, crisis económica y social a las puertas), necesitaríamos un nuevo “escultor”, alguien con pensamientos largos y una ética espejada que nos ayude a entender lo que está pasando. y hacia dónde vamos, o más bien, hacia dónde nos llevan. En casa y en Europa. Antes de que sea demasiado tarde.

Entre las muchas visiones progresistas del difunto líder del PCI, dos son de urgente relevancia: la calidad de nuestra clase dominante y el condicionamiento internacional de la política italiana y europea.

Berlinguer dijo: “La cuestión moral existe desde hace tiempo, pero ahora se ha convertido en la primera y esencial cuestión política porque de su solución depende el restablecimiento de la confianza en las instituciones, la gobernabilidad efectiva del país y la estabilidad del régimen democrático”. . No se detiene en el hecho de que en las altas esferas de la política y la administración hay ladrones, corruptos y extorsionadores. La cuestión moral, en la Italia de hoy, es la de la ocupación del Estado por los partidos de gobierno y sus corrientes, con la guerra de bandas, con la concepción de la política y con los métodos de gobierno de la misma, que simplemente deben ser abandonados y derrotados”. . (Entrevista a Eugenio Scalfari, 28 de julio de 1981). ¿No crees que tiene que ver con eso? ¿Qué más vemos sino una guerra de pandillas por la ocupación del poder, ahora que los partidos tradicionales están todos muertos? ¿Cuáles son los otros partidos personales de los diversos Renzi, Calenda, Di Maio?

Y hablando de la guerra, tras la invasión de Afganistán, el líder del CPI escribió: “Es como en presencia de una creciente militarización de la política y del propio pensamiento político. El camino del diálogo y la negociación debe estar abierto. Para ello se necesita una política europea de moderación, sabiduría e iniciativa constructiva” (Estrasburgo, 16 de enero de 1980). Exactamente lo que está sucediendo hoy, lo contrario de lo que Europa debería estar haciendo para aspirar a la paz.

Finalmente, sobre la OTAN, en la célebre entrevista a Paolo Pansa ampliamente explotada durante estos meses de guerra, Berlinguer declara: “Nuestra retirada del Pacto Atlántico trastornaría el equilibrio internacional. Me siento más seguro aquí, bajo la égida de la OTAN, pero veo que incluso aquí hay serios intentos de limitar nuestra autonomía. Respetar las alianzas no significa que Italia tenga que bajar la cabeza”.

Sí, no hay necesidad de comentarios, supongo. En cambio, cabe otra cita suya que me parece muy actual: “Estamos convencidos de que el mundo, incluso este mundo terrible y complejo de hoy, puede ser conocido, interpretado, transformado y puesto al servicio del hombre, de su bienestar, de su felicidad… La lucha por este objetivo es una prueba que puede llenar de dignidad una vida… No desistamos de construir una sociedad de libertad e igualdad, ‘ataque desde el cielo’.

Elite Boss

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.