Adiós a la reina Isabel, condolencias de todo el mundo. Carlos III nuevo rey – Europa

Isabel II ha muerto, se cierra un capítulo de la historia. Reino Unido, los países del antiguo Imperio Británico y el mundo despiden en un ambiente de profunda emoción a la reina de los récords, fallecida a los 96 años en la querida residencia escocesa de Balmoral.rodeado de los cuatro hijos y los miembros más cercanos de la familia: empezando por el hijo mayor y heredero al trono Charles, quien finalmente se convirtió en rey a los 73 años con su segunda esposa Camilla junto elevada a reina consorte. La hija de Jorge VI cerró los ojos para siempre en el año del Jubileo de Platino, el 70 aniversario de una era que comenzó en 1952 y 18 meses después de la muerte de su inseparable esposa Filippo.

La última imagen de la reina Isabel

Recién después del martes reapareció en una última imagen pública –muy frágil, pero erguida y con una serena sonrisa en el rostro– para volver a cumplir con irreductible devoción sus deberes de monarca constitucional: presidiendo la transferencia de poder entre Boris Johnson y Liz Truss, el decimocuarto y decimoquinto Primer Ministro de su muy largo reinado, que comenzó bajo el signo de Winston Churchill en Downing Street.

La señal de la precipitación de la situación la había dado por la mañana el anuncio completamente informal con el que el Palacio de Buckingham había hecho pública “la preocupación de los médicos”. del juzgado por su estado de salud (en declive desde hace unos meses entre periodos de descanso, paquetes obligatorios y “problemas de movilidad” probablemente desencadenados por otras patologías), así como por su decisión de ponerla “bajo control médico” . Palabras que obviamente preparaban para lo irreparable, para este fatídico momento que el estado civil debía imponer tarde o temprano; y, sin embargo, que a todo un país le hubiera gustado volver a empujar: aferrarse a un hito inmutable durante décadas, a una de las raras anclas de certeza aún disponibles en la isla y quizás en el mundo.

La confirmación de que el tiempo se está acabando llegó con la partida inmediata de los cuatro hijos de Su Majestad a Balmoral: con Anna, Andrea y Edoardo (acompañado por su esposa Sophie) en la estela de Carlo. Y con la de su sobrino William, primogénito y segundo hijo de Charles, así como su hermano menor Harry, aterrizaron en Escocia sin su esposa Meghan, para evitar otras sombras de cotilleos sobre un momento solemne y doloroso. Luego vino un segundo comunicado para marcar el final, ante la multitud de súbditos y admiradores que mientras tanto se habían reunido tristes y angustiados ante la misma residencia escocesa, el Palacio de Buckingham o el Castillo de Windsor, un día ensombrecido incluso por el cielo gris y la lluvia.: “Su Majestad – las pocas palabras del texto oficial final – murió pacíficamente esta tarde en Balmoral. El nuevo Rey y la Reina consorte (Charles y Camilla) permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán mañana a Londres”. Comentarios leídos con voces entrecortadas por la emoción por periodistas de la BBC y otras cadenas de televisión británicas, y seguidos por las lágrimas de muchos reunidos en el corazón de Londres frente al Palacio de Buckingham para ver el descenso de la bandera real.

Mientras en las pantallas, luego de unos momentos de silencio, apareció un retrato de Isabel en el esplendor de su realeza al son del himno God Save the Queen; y de todo el mundo -monarquías o repúblicas, da igual- comenzó de inmediato el coro de mensajes de condolencia y homenaje, del presidente estadounidense Joe Biden a varios líderes o ex líderes, dirigidos en memoria de una reina querida por muchos y respetada. por casi todo el mundo en los cinco continentes. “Ia muerte de mi amada madre es un momento de gran tristeza para mí y para todos los miembros de mi familia”, comentó Carlo, en su primer mensaje como rey. “Sé que se sentirá profundamente en todo país, reino, comunidad. y por innumerables personas en todo el mundo. La conciencia del cariño y respeto que se siente hacia la Reina es conmovedora”. concluye el nuevo soberano que reinará como Carlos III, según ha anunciado Clarence House. Palabras que hacen eco a las de políticos de todos los colores de nuestro país y líderes religiosos cristianos, musulmanes y judíos. “Estamos devastados”, resumió finalmente en nombre de la nación Liz Truss, Primera Ministra conservadora designada por Isabel II apenas 48 horas antes de su despedida, último primer ministro de su largo reinado. “El Reino Unido y el mundo están en estado de shock -continuó Truss, vestido de negro, dirigiéndose al país por televisión en directo frente a la puerta principal del número 10 de Downing Street-. La reina Isabel II ha sido una roca, bajo su reinado este país prosperó”. No sin subrayar el “duelo” de estas horas, pero también la fuerza de un “legado perdurable”. Y ahora prometiendo lealtad a “Su Majestad el Rey Carlos III” con la fórmula ritual revisada y corregida: “Dios Salve al Rey”.

Jose Arcos

"Unapologetically coffee aficionado. Introvert. Zombie nerd. Evil analyst. Certified music ninja. Passionate TV pioneer. Scholar of alcohol."

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *