Ucrania. Refundación comunista: “Hillary Clinton quiere un nuevo Afganistán, para eso mandan armas” – Bellunopress

“Recuerden, los rusos invadieron Afganistán en diciembre de 1979”, dijo Hillary Clinton a la televisión estadounidense MSNBC hace unas horas. “No terminó bien para los rusos… pero el hecho es que una insurgencia altamente motivada, luego financiada y armada casi expulsó a los rusos de Afganistán”.

¿Ocurre la indirecta? En lugar de buscar una solución pacífica, el responsable de la destrucción de Libia nos dice que Estados Unidos debe convertir a Ucrania en un nuevo Afganistán.

Hillary Clinton debería ser juzgada por crímenes contra la humanidad -como Blair o Bush- y en su lugar ofrece la carnicería como solución en Europa.

Les recuerdo a los olvidadizos que Estados Unidos, que ahora es oficial y fue admitido durante mucho tiempo por la propia Clinton, financió y entrenó a “luchadores por la libertad” islámicos que infligieron enormes pérdidas a los soviéticos hasta obligarlos a retirarse. La operación realizada con la colaboración de Arabia Saudita y Pakistán preveía la expansión del fundamentalismo wahabí que aún aterroriza al mundo. Todos sabemos las consecuencias. Hace unos años, Hillary Clinton admitió que el terrorismo islámico “lo creamos nosotros”.

Según los informes, el aliado de la OTAN, Erdogan, entre otros, una vez transportó por aire tropas yihadistas a Ucrania que usó en Siria contra los kurdos y Assad.

La otra noche, Luttwak, el hombre que empezó a escribir el manual para el golpe de Estado de la CIA en Chile contra Allende, comunicó por televisión que en Ucrania se han repartido muchas armas y que habrá una guerrilla contra el invasor, describiendo incluso las modalidades operativas.

Si Estados Unidos quiere que Afganistán esté en el corazón de Europa, nuestro gobierno, y la Unión Europea en general, de hecho está actuando en la misma dirección enviando armas a su antojo, como lo está haciendo Estados Unidos y Gran Bretaña desde hace años.

Por eso, los neonazis del sector Pravy y del batallón Azov han sido entrenados y financiados durante años. Por ello, mucho antes se patrocinó un nacionalismo extremista ucraniano, que remite a las formaciones colaboracionistas con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Para encontrar personas que luchan con locas ideas nacionalistas en sus cabezas, primero debes preparar el escenario.

No es solo la venganza nacionalista de Putin con sus teorías sobre Ucrania las que se hacen eco de las de Solgenitsin.

Cada uno de nosotros conoce a ucranianos que viven en Italia y que pueden pedirnos que ayudemos a su pueblo con las armas y la guerra. Que reflexionen sobre el hecho de que la verdadera solución para sus seres queridos no es reducir su país a un montón de escombros, no es verlo convertirse en una nueva Libia o, peor aún, en un nuevo Afganistán.

Morirán los rusos y especialmente los ucranianos mientras el complejo militar-industrial celebra los beneficios de la nueva ola de rearme y EEUU la reconsolidación de Occidente (no pienso en el mundo) en torno a la superpotencia hegemónica.

Alguien dirá, con el fervor del siglo XIX, que solo así se ganará la independencia de Ucrania sobre el terreno contra el oso ruso. Estas ideologías nacionalistas, amplificadas por el capital financiero e industrial, produjeron dos guerras mundiales y decenas de millones de muertos en el siglo XX y sólo el revisionismo histórico dio la vuelta a la historia al atribuir responsabilidad a quienes hicieron la revolución después de haber visto la matanza innecesaria de los Primera Guerra Mundial.

Será mejor que detengamos esta locura. Es mejor elegir el camino de la neutralidad como los países escandinavos y Austria.

Es mejor abandonar el nacionalismo que ha impulsado la guerra contra los rusos del Donbass durante 8 años (15.000 muertos que nunca han quitado de encima a nuestros medios de comunicación ya nuestros políticos) y reconocer su autonomía.

El pueblo ucraniano y su diáspora de hombres y mujeres trabajadores que viven en toda Europa deben reflexionar y no ser explotados por los señores (y damas) de la guerra.

Ellos, hombres, mujeres y niños ucranianos, son la carne de cañón de los proyectos imperiales estadounidenses. No se dejen cegar por la propaganda de guerra.

Estamos de su lado. ¡Por eso decimos no a la guerra!

Hillary Clinton, en el mismo programa, llamó al círculo íntimo del presidente ruso a derrocar a Putin. No parece una buena manera de abrir un trato. Claramente, Estados Unidos no quiere apagar el fuego que ha trabajado tan duro para encender.

¡Ni con Putin ni con la OTAN! Seguimos siendo humanos.

Partido de la Refundación Comunista – Izquierda Europea

José Arcos

"Aficionado al café sin disculpas. Introvertido. Empollón de los zombis. Analista malvado. Ninja de la música certificado. Pionero apasionado de la televisión. Estudioso del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.