Muere en Chile “Abuela Cristina” Calderón, última guardiana de la lengua indígena Yagán

Ha muerto Cristina Calderón, la última hablante nativa de yagán, la lengua de los yámana, el pueblo indígena más austral del planeta.

A los 93 años murió en Chile Cristina Calderón, la última guardiana de la lengua indígena Yagán. Con su muerte no solo perdimos un tesoro humano vivo, sino que también se extinguió el sonido de la voz del pueblo yámana, los indígenas canoeros que habitaban Tierra del Fuego, en el extremo sur de América.

Cantante, etnógrafa y escritora, la “abuela Cristina” -como todos la llamaban con cariño- hasta sus últimos años se dedicó activamente a preservar y transmitir todo lo relacionado con la cultura Yagán, manteniendo vivas las tradiciones de su pueblo. De hecho, no fue extraño encontrarla tejiendo una canasta de juncos, según una técnica utilizada por sus antepasados.

Además, junto a su sobrina, Cristina Zárraga, ha creado un diccionario del yagán al español, acompañado de un CD con el que se pueden escuchar algunas palabras. Juntos también publicaron un libro de leyendas, canciones y cuentos originales llamado Hai Kur Mamasu Shis, o “Quiero contarte una historia”.

Madre, para los Yagán, tu partida ha generado un vacío insustituible desde el punto de vista cultural, humano y afectivo, que nos da la tarea de preservar tu memoria y con ella la de nuestro pueblo. Este es el trabajo que me ha sido encomendado y que haré por ustedes y por nuestro pueblo”, escribió en un tuit su hija Lidia González Calderón, una de las integrantes de la Convención Constituyente que actualmente redacta la nueva Constitución chilena. . .

Su vida y la de su pueblo han sido tema de inspiración de los más eminentes eruditos, historiadores, científicos e investigadores que han viajado cada año a Villa Ukika, donde vivió Cristina, para conocer un poco más de ella y su cultura.

El idioma yagán tiene 32.400 palabras y cuenta con una de las palabras más concisas (y difíciles de traducir) del mundo: mamiehlapinatapaicuyo significado es “una mirada entre dos personas, cada una esperando que la otra inicie una acción que ambos quieren pero ninguno de los dos se atreve a iniciar”.

Cuando muere un idioma, muere también una forma de ver el mundo. Buen viaje abuela Cristina, tu ejemplo quedará para siempre como símbolo de la resistencia cultural de los pueblos indígenas.

siga con nosotros Telegrama | instagram | Facebook | Tac TIC | YouTube

LEE también:

José Arcos

"Aficionado al café sin disculpas. Introvertido. Empollón de los zombis. Analista malvado. Ninja de la música certificado. Pionero apasionado de la televisión. Estudioso del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *