Cumbre de centroderecha, los aliados llegan a un acuerdo: el que obtiene más votos designa al presidente del Gobierno

La regla de 2018 es cierta: el partido que obtenga más votos de centro-derecha el 25 de septiembre tendrá “prelación” sobre el nombre del próximo Primer Ministro. Y se salva la línea de Giorgia Meloni, que recoge el ok de los aliados reunidos durante más de tres horas en Montecitorio. Las reglas no cambian durante la carrera, la líder romana ha estado martillando durante meses y durante la primera cumbre preelectoral con Silvio Berlusconi y Matteo Salvini, arranca la confirmación. El líder de Fratelli d’Italia se anota así el primer punto en el cargo de Primer Ministro. También se ha definido la distribución de las circunscripciones: 98 escaños irán a la FdI, 70 a la Lega, 42 a Forza Italia, incluida la UDC, y 11 a Noi con Italia más Courage Italia.

Dirigentes: “Objetivo ganar las próximas elecciones”

“Los líderes del centro-derecha -se lee en la nota conjunta- han llegado a un acuerdo total y se han puesto a trabajar con el objetivo de ganar las próximas elecciones y construir un gobierno estable y coherente, con un programa compartido e innovador”. La nota de prensa especifica que “se ha llegado a un acuerdo para reagrupar en los 221 colegios uninominales, mediante la selección de los candidatos más competitivos sobre la base del consenso atribuido a los partidos”. En cuanto a las circunscripciones extranjeras, “el centro-derecha presentará una lista única” y “pondrá en marcha la mesa del programa que entrará en vigor en las próximas horas” (ACTUALIZACIONES EN VIVO DE LA JORNADA POLÍTICA).

Berlusconi desafía la división de colegios uninominales

profundizando



Forza Italia, quiénes son los exiliados del partido

El internado de un solo miembro, como era de esperar, fue un rompecabezas difícil de resolver. Según se filtró de la cumbre, los líderes de los partidos trabajaron en el algoritmo de la subdivisión de escaños y las cuotas a asignar a los distintos partidos, no solo a los más grandes. Lo principal era, de hecho, la atribución a los pequeños partidos. Durante la cumbre, Berlusconi cuestionó la propuesta, respaldada por la FdI, de distribuir distritos electorales uninominales entre los partidos de centro-derecha en proporción a las principales encuestas de los últimos días. “Ahora las encuestas me dan el 10% pero con la campaña electoral puedo llegar al 20%”, observó el Caballero, explicando por qué según él dividir las circunscripciones en las encuestas “no es correcto”. En el frente de la Lega, los sentimientos reinantes son de “satisfacción y optimismo”, según anunció tras el encuentro. Salvini anunció el acuerdo mientras la reunión aún está en curso: “Los italianos deciden: quien saca un voto más indica quién gobernará Italia en los próximos cinco años”, remarcó, diciendo que “el equipo es compacto”.

Alita Caraballo

"Escritor. Experto en música. Adicto al café. Entusiasta de Internet. Fanático independiente del tocino. Especialista en Internet. Erudito de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.