Chile, la protesta del pueblo indígena mapuche-pehuenche contra otra hidroeléctrica

En Chile, comunidades indígenas mapuche-pehuenche protestan contra una hidroeléctrica en el río Bío Bío, la enésima en los últimos 30 años.

  • Se está construyendo una central hidroeléctrica de 90 megavatios en Rucalhue en el río Bio Bio en Chile.
  • Las tierras y la cultura de las comunidades indígenas mapuche-pehuenche están en peligro.
  • Desde la década de 1990, los bloqueos de este tipo se han multiplicado, obligando a muchas personas a huir.

Más centrales hidroeléctricas en el Bio Bio: Comunidades indígenas mapuche-pehuenche en el centro-sur de Chile, a lo largo del segundo río más grande de Chile, después de décadas de aflicción y la construcción de megafábricas han decidido rebelarse contra la ultima masacrela central hidroeléctrica de 90 megavatios Rucalhue, ubicado cerca del pueblo de Santa Bárbara. La construcción de la planta está causando polémica entre las comunidades locales, quienes dicen estar cansadas de luchar contra proyectos de infraestructura que no respetan su cultura y tradiciones.

Treinta años de megafábricas

Desde hace días, como informa el sitio mongabayuna plataforma de información de conservación y ciencia ambiental sin fines de lucro con sede en los EE. UU., organiza sentadas de protesta, peticiones a agencias gubernamentales nacionales e internacionales e incluso organiza un referéndum en el local.

Una planta hidroeléctrica, aunque menos contaminante que muchas otras formas de producción de energía, aún requiere latalar árboles e interrumpir el flujo de los ríos, que puede tener un impacto significativo en los ecosistemas circundantes. Sin mencionar que las comunidades indígenas, debido a la inundación de sus tierras, a menudo se ven obligadas a mudarse a otros lugares, y dicen que están hartos de “megaproyectos de infraestructura y compañías extranjeras que hacen falsas promesas sobre empleos y compensaciones”, como explicó a Mongabay. Aurelia Marihuan Mora, activista pehuenche que luchó contra una de las primeras represas construidas en la región. “¿Por qué no dejar que los indígenas vivamos en paz, con nuestras familias y con lo poco que nos queda?”.

La ola de desarrollo, recuerda Mongabay, llegó a la región enprincipios de los 90cuando elCompañía eléctrica española Endesa intentó lanzar un plan a largo plazo para construir seis plantas hidroeléctricas a lo largo del río y sus ramificaciones. Desde entonces, muchos pehuenches se mostraron escépticos ante la idea que implicaba inundar su tierra ancestral, pero como muchos de ellos no sabían leer ni escribir, aceptaron las ofertas ofrecidas sin entender del todo sus derechos. Otros pensaron que serían compensados ​​adecuadamente por la sociedad y el gobierno.

La primera de las presas, la Central hidroeléctrica Pangue de 450 MW, se completó entre 1996 y 1997, inundando la zona afectada. En la década de 2000 fue el turno de la central eléctrica. Ferrocarril de 690 MWconstruido a unos 18 kilómetros al sur de Pangue, lo que obligó a muchos residentes a trasladarse.

En respuesta a la polémica por la construcción de Ralco, el gobierno de Chile firmó un convenio con la Comisión Interamericana de Derechos Humanosprometiendo “la no instalación de futuros megaproyectos, en particular proyectos hidroeléctricos, en las tierras indígenas del Alto Bio Bio”.

La represa de Angostura en el río Bio Bio © Ecosistemas.cl

Sin embargo, otra planta de energía, llamada Angosturacomenzó a trabajar en 2014, inundar de nuevo las tierras nativas. Si bien no se espera que la nueva represa en construcción en Rucalhue provoque el desplazamiento de la población, inundará los territorios indígenas ocupados y, según los lugareños, acelerará aún más la pérdida de las tradiciones pehuenches.

Los Mapuche-Pehuenche frente a los ataques ambientales y culturales

La modification du débit de la rivière et du niveau de l’eau – selon les communautés locales – est une menace directe pour leurs traditions culturelles, et rend également plus difficile pour la communauté de développer des projets d’écotourisme qui pourraient aider à conserver la región.

Feña Purran, presidenta del Colectivo Femenino de Malen Leubüadvierte que “los extranjeros que vienen a construir no conocen la vida que los mapuche llevan en torno a la naturaleza, no saben que entendemos el río de una manera diferente a otros pueblos que no son mapuche, gente que no tiene la misma conexión espiritual con la naturaleza”.

Los Pehuenche también tienen una conexión espiritual con varias especies de árboles, incluyendo el Limoncillo de Chile (Citronella mucronata), que fueron talados durante la fase inicial de construcción en Rucalhue. Debido a que están protegidos a nivel nacional, los árboles solo se pueden talar con un permiso. Sin embargo, los promotores de la presa aún no han obtenido todos los permisos necesarios para continuar con la construcción, razón por la cual el proyecto se encuentra actualmente paralizado: la zona aparece actualmente como un campo deforestadorodeado por una cerca de alambre de púas y custodiado por guardias de seguridad.

Licencia Creative Commons
Este trabajo se distribuye bajo licencia Atribución Creative Commons – No comercial – Sin derivados 4.0 Internacional.

Pastora Galan

"Practicante extremo de la web. Friki de Twitter. Defensor de los viajes. Especialista en música. Adicto a la televisión".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *