Chile: la emigración trentina traicionada – Il Trentino Nuovo

Hace setenta años llegó a Chile el primer grupo de familias trentinas que habían aceptado la oferta de tierras para cultivar y un futuro menos difícil de lo que se esperaba en los años cincuenta en los pueblos de los valles trentinos..

Giorgio Panizza, su esposa Armida Zambotti y sus cuatro hijos llegaron a Italia el 8 de abril de 1973. Habían dejado 120 hectáreas de tierra, 30 cabezas de ganado y tres casas en Chile. Con toda esta “fortuna” habían ganado 150 millones de pesos, el equivalente a trescientas mil liras italianas, dinero que en Italia no alcanza ni para comprar una cocina de gas. Estaban entre 87 familias que regresaron a Trentino entre 1970 y 1973, unos meses antes del golpe militar del general Pinochet. “Regresamos a casa por miedo y porque la crisis empeoraba la situación. Había bandas del MIR, el movimiento revolucionario de recuperación, que saqueaban y amenazaban a los terratenientes. » Y los Panizza, con sus 120 hectáreas de tierra, eran considerados propietarios.

Armida Zambotti recuerda su salida de Italia: “Fue en 1952, nos dijeron que en Chile había grandes tierras para cultivar y que podíamos hacer una fortuna. En octubre del mismo año nos fuimos. Allí encontramos grandes extensiones de terreno llenas de piedras y matorrales. Quemamos zarzas durante tres meses y luego la tierra se volvió cultivable. Trabajamos duro durante veinte años, logramos tener algo y ahora estamos aquí más pobres que antes de irnos”.

Fue en la primavera de 1973, a su llegada a Trentino, los inmigrantes “ex chilenos” fueron recibidos con grandes promesas de acciones reparadoras, a causa de cierto remordimiento, un sentimiento de culpa latente por haberlos puesto en problemas durante veinte años antes. , los políticos locales no hicieron esto. No sabía que nunca me lo quitaron. Pasaron otros dos años antes de que la provincia autónoma de Trento decretara una compensación total de 250 millones de liras para las familias que regresaban de Chile, más pobres que cuando salieron.

Todo empezó el domingo 11 de diciembre de 1949. Esa mañana, el “Popolo Trentino”, dirigido por Flaminio Piccoli (1915-2000), publicó la noticia de que una comisión de la Región Trentino-Alto Adigio estaba a punto de viajar a Chile porque La nación estaba interesada en acoger a los agricultores italianos. Un mes después, el diputado demócrata cristiano Renzo Helfer (1914-1991) también abandonó Roma para dirigirse a Sudamérica. Desde Santiago, el parlamentario escribió una carta al “Popolo Trentino” en la que expone las dificultades de la situación: “Se comprende bien – concluyó Helfer – que sólo si tenemos la certeza de que podemos lograr una organización óptima para los colonos , para que puedan estar verdaderamente protegidos y no emprender aventuras, creemos que podemos concluir”.

Se habría llegado a una conclusión si, en febrero de 1951, después de desarrollar el “Proyecto Chile”, la Región Trentino-Alto Adigio iniciara el “reclutamiento de 21 familias agrícolas trentinas para enviarlas a Chile con fines de colonización agrícola”.

Estas familias habrían llegado a la zona de “La Vega Sur de la Serena”, 420 hectáreas de regadío puestas a disposición por el Fondo de Colonización de Chile. El plan financiero (una garantía sobre los plazos de reembolso de los colonos por un importe total de 123 millones de liras) fue aprobado por el Consejo Regional el 12 de abril de 1951. Fue una votación casi plebiscitaria, con sólo dos votos en contra.

Los 153 inmigrantes, procedentes de una veintena de familias, partieron el miércoles 18 de abril de 1951 a las 10:30 horas, recibidos en la estación por el arzobispo Carlo de Ferrari (1885-1962), por el auxiliar Oreste Rauzi (1888-1973), por el todo el consejo regional y por una multitud de amigos y familiares. Lágrimas y pañuelos, abrazos y mejores deseos. En su mayoría procedían de los valles de Noce y Cembra.

Fue un viaje largo, agotador y a veces dramático en el barco de vapor “Vespucci”, que duró veintinueve días. Tan pronto como aterrizaron en Chile, inmediatamente comenzaron los problemas. El agua no era potable; en las “parcelas”, había más sal que tierra. En Trentino, los periódicos publicaron una correspondencia fascinante: “Todo está bien”; “Vida fértil y pacífica de los colonos desde Trentino a Chile”; “Los colonos están satisfechos; Habrá espacio para veinte familias adicionales. En este clima de “alegría y felicidad” y mientras se anunciaba la ofrenda de otros cien paquete Por parte del presidente chileno, las dudas y perplejidades comenzaron a cundir entre la población trentina. A medida que los periódicos publicaron comentarios basados ​​en el éxito de la expedición, los carteros comenzaron a entregar información de naturaleza muy diferente a sus familiares en casa. Sin embargo, la primera emigración logró encontrar, a pesar de grandes sacrificios, una integración a la nueva realidad.

Pero la segunda ola, mal preparada y peor gestionada, resultó ser un desastre. Hasta el punto que el Consejo Regional decidió enviar a Chile un observador cuya honestidad e imparcialidad estaban fuera de toda duda. Fue nombrado don Giorgio Cristofolini (1922-1993), entonces asistente de la ACLI. El sacerdote vigués Cavedine partió hacia Chile el 14 de marzo de 1953. Se encontró en una situación desesperada. Recordó años después: “No había agua potable ni electricidad; Cuando los trentinos llegaron a Chile, las casas prometidas aún no estaban listas. Los colchones que les dieron. CITAL (la empresa de inmigración italo-chilena en Chile) estaban llenos de trapos sucios, trozos de cuerda e incluso parte superior de zapatos viejos.

El Estado chileno garantizó a los colonos una prefinanciación hasta que alcanzaran la autosuficiencia alimentaria. El dinero se asignó lentamente. Habían salido de una situación de pobreza, volvieron a encontrar la pobreza.

Don Giorgio Cristofolini regresó a Trento después de tres meses con la angustia y la ira de quien ha visto a la gente maldecir el día de su nacimiento; que lloraron a los niños que murieron de disentería, falta de agua y penurias. Dijo que quitó, justo a tiempo, la soga del cuello de un hombre desesperado que estaba a punto de ahorcarse.

Escribió un importante informe para el Consejo Regional: “Puedo asegurar – testificó – que más del 50% de las familias a las que me dirigí juraron el día de su salida de Italia y varias veces, con un nudo en la garganta, Me dijo: si tuviera medios para pagar el viaje, si no hubiera vendido las pocas posesiones que tenía en Trentino, regresaría a Italia.

Regresaron veinte años después. Con la convicción de que han sido traicionados. Veinte años antes. Con la decepción de quienes habían visto veinte años de vida desperdiciados en una tierra sólo prometida.

Aquí el perfil de esta dramática emigración Mauro Lando publicado en el “Dizionario Trentino” (1945-1975), publicado por Curcu&Genovese en 2008.

Migrantes trentinos en el barco que los traslada a Chile (1951)

Emigración a Chile. Este lejano país de América del Sur, en particular la región de La Serena, en la costa del Océano Pacífico, fue el lugar donde tuvo lugar el último gran drama de la emigración trentina. El inicio fue el 18 de abril de 1951, cuando veinte familias, apoyadas por la Región, partieron desde la estación de Trento hacia La Serena en un proyecto de emigración hacia las tierras a colonizar. Los acompañó la trabajadora social María Perazzolli, quien permaneció en Chile unos meses para ayudar a los emigrantes a instalarse. Al año siguiente, y en varias ocasiones, otras 120 familias, para un total de 758 personas, se marcharon, en una aventura menos protegida. Si la primera emigración dio resultados satisfactorios, la segunda fue un desastre, sobre todo porque las tierras confiadas a los colonos de Trentino eran en gran medida inadecuadas para el cultivo y porque el agua para el riego no era suficiente. Además, muchos de los nuevos emigrantes no tenían experiencia agrícola directa. Además de esto, el financiamiento disponible para que los colonos comenzaran a trabajar era en dólares estadounidenses y la presión de la inflación chilena hacía que el reembolso del capital fuera problemático. La difícil situación de los trentinos fue pronto y repetidamente mencionada en la prensa: como ejemplo vale la pena mencionar Tirol del Sur del 11 de marzo de 1956, que recogía el testimonio de una familia de Foppiano en Vallarsa, regresada de Chile: “Excavamos la tierra prometida, de la arena, al infierno”. Después de los primeros años de pruebas y dificultades, hubo una verdadera diáspora en Chile y América Latina.
Siguieron polémicas e intervenciones de la Región en Chile, primero con la presencia en 1953 del sacerdote Don Giorgio Cristofolini para seguir de cerca a la comunidad de Trentino, luego con la acción del consejero regional Armando Bertorelle que estuvo en La Serena en 1955 para buscar algunas soluciones a los casos más desesperados.
Después de varios retornos en 1955-56, la colonia trentina en La Serena disminuyó en número también porque muchas familias se mudaron tanto a Chile como a América Latina en general. Aquellos que habían logrado, a menudo a costa de sacrificios colosales, consolidar sus cultivos o iniciar otras actividades económicas permanecieron en su ubicación original. En 1972 se produjo un nuevo shock con un nuevo flujo de retornos al Trentino. ¿Las razones? Había dos sobre todo: la sequía y el clima político. yoTirol del Sur del 26 de mayo de 1972 recoge los testimonios de representantes de las treinta familias que habían regresado durante estos meses y se encontraron en más dificultades que las que habían dejado veinte años antes. En La Serena, dijeron, hacía seis años que no llovía, lo que ponía en serias dificultades la agricultura. Respecto al momento político, el periódico escribe que las decisiones del gobierno del presidente Salvador Allende han afectado a los agricultores debido a la fijación política de los precios de los productos de la tierra. En La Serena, sin embargo, no hubo ocupación de tierras porque los emigrantes trentinos ciertamente no eran terratenientes. “Desde Chile con rabia” fue el título de este artículo. Los trentinos que regresan de La Serena han pedido a la Región y a la Provincia ayuda en salud y seguridad social, así como vivienda social, o la posibilidad de contratar un crédito hipotecario que les permita comprar una casa. Llegó la ayuda: el 22 de noviembre de 1972, el Consejo Regional aprobó “una pequeña ley para los trentinos que regresaban de Chile”. Los retornos también continuaron en 1973, pero cesaron con el golpe de Estado del general Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973.
Finalmente, a partir de la segunda mitad de los años 1970, la situación de quienes permanecieron en La Serena se estabilizó positivamente, ya sea gracias a la mejora general de la situación económica chilena, ya sea gracias a la intervención de la Provincia y los “Trentini en el mundo”.

Pastora Galan

"Practicante extremo de la web. Friki de Twitter. Defensor de los viajes. Especialista en música. Adicto a la televisión".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *