Chile, Cybersyn y los chicos de Santiago

La revolución pacífica chilena no sólo mostró la posibilidad de un camino democrático hacia el comunismo, también fue un espacio de experimentación tecnológica sin precedentes para la época: el desarrollo de un sistema cibernético de control y regulación de la economía y de todas las empresas nacionalizadas de Allende. .

El podcast de Evgeny Morozov está dedicado a la dimensión cibernética de la revolución Los muchachos de Santiago, producido por Chora (https://the-santiago-boys.com/). El título sigue y subvierte al grupo de los Chicago Boys, liderados por Milton y Rose Friedman, formados en el Departamento de Economía de la Universidad de Chicago y afiliados a la Universidad Católica de Santiago de Chile, que tras el golpe de Estado de Pinochet el El 11 de septiembre de 1973 sugirió las políticas neoliberales que inspiraron a Ronald Reagan y Margaret Thatcher en los años ochenta.
Los Santiago Boys fueron un grupo de ingenieros que inventaron una revolución cibernética en Chile, un país periférico de América del Sur, al poner en práctica políticas de conexión tecnológica, cuando Internet era sólo un pequeño proyecto universitario estadounidense. Pertenecían al partido MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria), que apoyaba a Allende. Entre ellos destaca el joven Fernando Flores. Fue designado director general técnico de CORFO (Corporación de Fomento de la Producción), institución que administraba todas las empresas chilenas nacionalizadas. Para su gestión fue necesario organizar un nuevo sistema de gestión alternativo al sistema privado. Flores era un admirador de Stafford Beer, un consultor empresarial aristocrático inglés que propuso un sistema de gestión cibernético para empresas y estados. Beer respondió con entusiasmo a su llamada de ayuda.

La cibernética fue una disciplina transdisciplinar, inventada por Norbert Wiener en un texto homónimo de 1948, cuyo subtítulo era Control y comunicación en animales y máquinas. La idea era romper la frontera entre lo orgánico y lo inorgánico. Los dispositivos biológicos y mecánicos tenían que responder a la misma retroalimentación, es decir, los sistemas de comunicación y control entre funciones y objetivos internos y respuestas ambientales.

La barrera entre lo orgánico y lo inorgánico se puede romper en dos direcciones, ya sea planteando la hipótesis de que incluso los dispositivos técnicos están orientados a objetivos y, por tanto, similares a los seres vivos, o que todo puede describirse como un mecanismo automático, asociando sistemas que viven con mecanismos automáticos. cuyas reglas aún se desconocen.

La cibernética inglesa creía que los dispositivos artificiales tenían un equilibrio metaestable, como el de los organismos vivos. Stafford Beer también pertenecía a este movimiento y, en el momento de la destitución de Flores, estaba frustrado por no poder implementar sus visionarias estrategias cibernéticas en inglés y en la gestión empresarial internacional. Sus tesis esotéricas veían los negocios y la economía como cuerpos, en los que el cerebro y los miembros debían comunicarse uno a uno.

El 12 de noviembre de 1971 conoció a Salvador Allende, licenciado en medicina, y ambos hablaron el mismo idioma y se entendieron al instante, creando Cybersyn (sinergia cibernética), una red informática ante litteram con el objetivo de gestionar la propiedad social chilena para gobernar. la economía chilena. transición del capitalismo al socialismo en el país. El proyecto habría creado un modelo de sistema viable diseñado como el sistema nervioso económico chileno en cinco subsistemas. Los sistemas 1 y 2 representaban las diferentes partes de las instalaciones en su funcionamiento y en la gestión de la información útil para su funcionamiento, mientras que el sistema 3 constituía una especie de coordinación periférica a efectos de comunicación entre todas las partes operativas interconectadas.
Si todo iba según lo previsto, la gestión del sistema se mantenía en el nivel 3, mientras que ante la presencia de señales de alarma se pasaba a los niveles 4 y 5, para llevar a cabo medidas correctivas. El nivel 4 fue diseñado como una sala de control similar a las salas de operaciones de guerra. El nivel 5 es el director ejecutivo (CEO), quien según Allende representa al pueblo.

Para que Cybersyn funcionara era necesario definir los indicadores económicos de las diferentes empresas, hacer predicciones sobre su funcionamiento e identificar disfunciones. Si las predicciones se hubieran confirmado, la gestión habría estado completamente descentralizada. Sólo se esperaba una intervención central en caso de crisis, para formular un nuevo plan que corrigiera las anomalías. La idea inicial era que el sistema de equilibrio económico era siempre inestable y oscilante, pero no debía volverse incontrolable.
Aunque la sala de gestión del Nivel 4 se construyó con asientos ergonómicos y se eliminó el papel, hacer operativo el proyecto presentó cuestiones técnicas y políticas críticas. Las críticas al sistema Cybersyn se hicieron tanto a nivel internacional, donde fue ridiculizado como imposible o acusado de dirigismo tecnocrático, como internamente, donde los representantes de los trabajadores y la dirección de las empresas conectadas a Internet se sintieron desbancados y puestos bajo la protección de un sistema. . incontrolable por individuos, automatizado por unos pocos ingenieros y técnicos.

Pero durante la gran huelga organizada por los camioneros gremialistas, a instancias de los estadounidenses, en octubre de 1972, Cybersyn fue muy útil para comprender en tiempo real la escasez logística de bienes necesarios y organizar la red de transporte de los camioneros leales al gobierno hasta Don’t No dejar a nadie sin necesidades básicas. A pesar de este éxito, el proyecto nunca se realizó por completo. Entre los diversos problemas que lo impidieron, fue muy importante el de definir quiénes deberían ser las 7 personas que ocuparían los asientos en la sala de operaciones.

El proyecto de Beer ha sido objeto de muchas críticas, incluidas críticas recientes, relacionadas con el potencial ambivalente de la recopilación de datos y la organización de la información que, según Morozov, también fue copiada en el trágico proyecto Cóndor, diseñado por algunos servicios de inteligencia sudamericanos para intercambiar información. y definir objetivos de personas no deseadas que serán capturadas, interrogadas, torturadas y posiblemente asesinadas o desaparecidas.

Estas críticas no toman en cuenta el gran esfuerzo del proyecto cibernético: imaginar el sistema económico y la propiedad social chilenos como un mecanismo ecológico, complejo y estrictamente interconectado, en el que el equilibrio es siempre metaestable. Por tanto, es fundamental contar con valores y criterios extrasistema que lo orienten en la dirección política deseada.

Cybersyn es un gran proyecto utópico sin una visión unificada, dirigista y universalista. Son las personas, con su constante retroalimentación, quienes guían las decisiones basadas en un complejo mecanismo de acceso en línea a información esencial. La economía de un país es considerada como un organismo cuya vitalidad debe negociarse constantemente con los ideales de redistribución, de reparto de la riqueza y con las limitaciones externas, impuestas por la naturaleza u otros actores. El objetivo de Cybersyn no era la competencia, el enriquecimiento corporativo, la acumulación ilimitada y el despojo de los débiles, sino la coexistencia de todos los actores sociales y económicos y su beneficio mutuo.

Jose Arcos

"Unapologetically coffee aficionado. Introvert. Zombie nerd. Evil analyst. Certified music ninja. Passionate TV pioneer. Scholar of alcohol."

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *