Campeonatos del Mundo de Atletismo, Vallortigara bronce en salto de altura – Deporte

La primera medalla azul en el Campeonato Mundial de Atletismo en Eugene finalmente ilumina la sonrisa de Elena Vallortigara. Es bronce en salto de altura, con la medida de 2 metros, una “medalla que pesa mucho. La quería, la soñaba, la tenía miedo desde hace mucho tiempo”. Un miedo sagrado disipado en la carrera ganada por la australiana Eleanor Patterson (2.02). Plata a la ucraniana Yaroslava Mahuchikh, misma medida, pero goleada por un error en la división decisiva.

Vallortigara devolvía así a la tricolor a un podio mundial de los mejores 11 años después de Antonietta Di Martino, también bronce, durante la edición de 2011 de Daegu.

No les fue bien a los velocistas. En los 200 metros, Filippo Tortu perdió la final por tres milésimas, pese a la mejor marca personal con un tiempo de 20″10, pero fue burlado por el canadiense Aaron Brown, segundo con el mismo tiempo que Tortu (tercero) y ascendido. Le faltó el acceso en la final de los 200 también Dalia Kaddari, pero de nuevo por debajo de los 23 segundos (22’83).

Por ahora, por tanto, las notas alegres del atletismo italiano en Oregón se deben todas al altista de Schio, 184 centímetros de elegante potencia, licenciado en ciencias y técnicas psicológicas.

“Después de la decepción de Tokio (donde terminó en 1.93, nota del editor) quería escribir otro final: tengo treinta, casi treinta y uno, no haré muchas temporadas más, pero me prometí que ese objetivo de la medalla mundial ‘lo hubiera conseguido’. Un relámpago de 2 metros encontrado después de cuatro años (del de 2,02 en Londres en julio de 2018, propio), superando también un accidente “técnico”: la rotura de un zapato. “Cuando salté 2,00 en el primer intento, pensé que realmente podría pasar algo maravilloso – dijo el corredor de Carabinieri – Soñé con otro color para esta medalla, pero está bien”.

En su mirada, tiene la alegría contenida, firma de su estilo: “Todavía tengo que darme cuenta, esperaba una reacción más emocional, conociéndome a mí misma. En cambio, en este momento me siento muy tranquila, pero estoy segura”. ganaré”. no duermas esta noche”. El estilo de una mujer fuerte y sensible que ha conocido más decepciones que triunfos.

“Sí, definitivamente es una medalla que vale la pena en una carrera, y espero que no sea la única. Creo que me abrí otro mundo con este evento, estoy muy feliz y orgulloso de mí mismo, de mi entrenador Stefano Giardi, de nuestro trabajo, de todo lo que se ha hecho para llegar hasta aquí”. La clave es la máxima condición física: “Por primera vez estaba en una forma ideal -subrayó el azul, nunca medallista entre los ‘grandes’ tras dos lejanos mundiales juveniles Sub-18 y Sub-20-, eso casi me pone en un error, porque sabiendo que esta vez todo fue bien, a diferencia de las pasadas donde tuve acercamientos mucho más difíciles. Aquí sentí que tenía mucha experiencia, fundamental tanto en la calificación como hoy en día. Todo fue perfecto”.

Una ola favorable que ahora hay que surfear hasta la Eurocopa de Múnich (15-21 de agosto): “A partir de mañana espero unos días de descanso, tengo que ir a casa de mis padres. Luego seguiré trabajando porque solo ha sido un gol de la temporada, pero hay otros, igual de importantes”.

Pastora Galan

"Practicante extremo de la web. Friki de Twitter. Defensor de los viajes. Especialista en música. Adicto a la televisión".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.